Si no puedes con el hacker únete a él

Escrito por:
Categorías: E-Business
No hay comentarios

Aquellos jovencitos que tan sólo hace unos años intentaban demostrar sus hazañas en la red y jactarse de ellas después entre su más íntimo grupo de amigos, han encontrado hoy su sitio entre las más prestigiosas empresas de Internet y/o de la vieja economía en todo el mundo.

La búsqueda de la sensación de peligro ha desaparecido de sus objetivos y ahora tienen otros más constructivos, todo aquello que descubrieron tratando de sabotear los más complicados sistemas de seguridad de las empresas en las que ahora trabajan, han de aplicarlo y desarrollarlo para conseguir realmente sean seguras. Incluso muchos de ellos llegaron a cumplir condena en prisión tras cometer alguna de sus peripecias y no obstante recibieron suculentas ofertas de trabajo por sus víctimas para el primer día en que pusieran un pie en la calle. Casos como éste han ocurrido en organizaciones de la talla del Pentágono o del FBI, por ejemplo.

En realidad no hay nada nuevo en esto, es bien conocido el refrán: “Si no puedes con tu enemigo, únete a él“.

Hackers informáticos

Hackers informáticos

Pero… ¿Dónde y cómo comenzaron a aparecer lo Hackers? Pues los pioneros no tenían nada que ver con ordenadores, los primeros hackers surgieron en los años 70 cuando los sistemas de control de algunas compañías telefónicas fueron saboteadas por algunas personas que encontraron la manera de realizar llamadas telefónicas sin coste alguno. Se trata de una nueva forma de rebelarse contra los tecnicismos que apoyan los protocolos que nos vienen impuestos en la sociedad en cada momento. Si en su día fueron los teléfonos, actualmente son los ordenadores y concretamente Internet.

Es todo un desafío, tú me impones algo muy estudiado y casi perfecto, yo voy a demostrarte que no lo es, no hay nada perfecto y en Internet no hay barreras infalibles. Esto me convierte en una persona admirada y respetada por “los que saben” y mi caché y mi autoestima suben y suben irremediablemente.

Pero si un hacker puede hacer tanto daño a una organización o empresa, ¿por qué son tan admirados? La vocación de uno de estos piratas normalmente no es la de hacer daño sino simplemente la de ponerse a prueba ellos mismos y divertirse con ello. La mayoría de los hackers tienen una gran conciencia social y suelen actuar para atraer la atención sobre las cuestiones que consideran importantes y sobre todo con el afán de cambiar esta sociedad regida por “tiburones avariciosos de riqueza“.

En Internet he encontrado incluso manuales para hacerse hacker pero, visto lo visto, un hacker no se hace, se nace.

¿Y tú que opinas?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies