Mark Zuckerberg, el geek con capucha que se convirtió en multimillonario

Escrito por:
Categorías: Redes Sociales
No hay comentarios

De la universidad de Harvard a Wall Street, el itinerario profesional de este joven programador se sale de lo común. Ahora preside los destinos de 3500 empleados y se reserva un montón de sorpresas para los inversores en el futuro. A la medida de nuestras pequeñas posibilidades, hemos preparado un pequeño retrato del amigo Mark Zuckerberg.

El jefe de Facebook cumplió 28 años el 14 de mayo, cuatro días antes de la salida a bolsa de la red social que creó hace ocho años, y que hoy se estima tiene un valor superior a los cien mil millones de dólares. Un extraordinario viaje que lo impulsa hoy a Wall Street con una de las salidas a bolsa más esperadas de la década, destino que pocos hubieran auspiciado al poco de la creación de su página web.

A principios de 2004, un joven apodado “Zuck”, estudiante de Harvard programa un embrión de lo que posteriormente sería Facebook para su universidad. Ante el éxito inmediato de la web, decide ampliarlo a otros campus y se muda a California, dejando a la Universidad de Harvard para trabajar en el proyecto.

A menudo descrito como un informático antisocial, inseguro de sí mismo y rechazado por el clubs más selectos de su propia universidad, Mark Zuckerberg no obstante, se transformó de director de un grupo que cuenta con 3.500 trabajadores en la actualidad. Con algunos errores de debutante y algunas sesiones de coaching impartidas por grandes maestros como Steve Jobs (Apple), Don Graham (Washington Post), Reid Hoffman (LinkedIn) o Jim Breyer (Accel Partners).

Como empresario, Mark Zuckerberg no carece de cualidades. Comenzando con el diseño de Facebook, al que se mantuvo fiel hasta el momento: haciendo todo lo posible para mantener el servicio fácil de usar y que sea considerado como cool. En primer lugar, al negar que la publicidad ocupe demasiado espacio, a continuación, con poca consideración por la rentabilidad. También es porque siempre ha mantenido una idea clara de sus objetivos, algo que ha doblado a sus primeros asociados, los gemelos Winklevoss, que lanzaron su propio servicio.

Poco importa el proceso seguido y los millones pagados: no se podía perder esta primera ventana de lanzamiento. Y es este curso firme lo que le permitió mantener su dominio sobre otras redes sociales. Tampoco le tembló el pulso a la hora de comprar, para fortalecer Facebook en los móviles y no ser superado en el intercambio de fotos, decide en un fin de semana adquirir Instagram por mil millones de dólares… sin consultar a nadie.

mark zuckerberg

Además, Mark Zuckerberg, sin duda ha tenido éxito en la construcción del equipo directivo de Facebook… y ha sabido hacerlo evolucionar. Y Sean Parker (ex-Napster), primer presidente de Facebook en el 2004, terminó al fondo de la empresa después de la reestructuración de su capital de forma que Zuck todavía conserva el control de su empresa. Lo nunca visto en este nivel, ya que aún mantiene el 57% de los derechos de voto y no pueden optar a imponer otras decisiones en un consejo de administración. Pero en 2005, menos de un año después de su llegada, Sean Parker, considerado poco fiable, es sustituido por Owen Van Natta (ex-Amazon), lo que llevó a la red social a saltar de 1 millón a 150 millones de dólares en 2008.

En ese momento, Mark Zuckerberg quiere acelerar máquinas. Ahora tendrá que saber separarse de los trabajadores que no cumplen, y contrata a nuevos perfiles muy interesantes como Sheryl Sandberg (ex-Google). Hasta ahora considerada como la compañera ideal con la que comandar la empresa, han aumentado a cuatro mil millones de dólares los ingresos anuales de Facebook. Un tándem tan eficaz que en vez de querer sustituirlos por CEOs profesionales, muchas empresas han ido en busca de su propia Sheryl Sandberg.

Mark Zuckerberg y la inseguridad en las apariciones públicas

Hoy en día, el geek con sudadera y capucha, que hasta hace poco no dudaba en entregar a los inversores tarjetas de visita marcadas con un provocador “I’m CEO, bitch“, siempre se muestra muy poco seguro en sus apariciones públicas. Pero como todo el mundo no puede ser Steve Jobs, Mark Zuckerberg tiene, de hecho, una razón. No le interesa buscar la aprobación de los otros. Los que van a apostar por Facebook deberían darse cuenta: se apuesta sobre todo por su fundador, libre para tomar cualquier decisión, pero cuyos objetivos nunca han sido tan importantes, como confirma la carta de Mark Zuckerberg incluida en el dossier de salida a bolsa de Facebook: “Facebook se ha creado para cumplir una misión social, que el mundo sea más abierto y conectado. No estamos construyendo servicios para hacer dinero, ganamos dinero para construir mejores servicios“.

¿Y tú que opinas?

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies